London Bar

London Bar

London Bar

Unos metros más adelante se alcanzaba el London Bar —n. 34—. El London, hoy milagroso superviviente de la época radiante de la calle, abrió sus puertas el 23 de junio de 1910. Decorado bajo los más puros preceptos modernistas, se caracterizó desde siempre por acoger a los artistas de circo entre sus fieles clientes.

El London Bar fue fundado por Josep Roca i Tudó el 23 de junio de 1910. Desde su inauguración  la decoración de estilo modernista sólo se extendía al primer tercio del establecimiento: el espacio restante tuvo diversos cometidos según la época de la que hablemos. En una especie de salón que viene a continuación, y que actualmente es prolongación del bar, funcionó un Rincón del Arte. Después de la guerra civil, la parte sobrante del fondo del local, utilizado como almacén, se transformó en una sala de ensayos a solicitud de los artistas de circo, que constituían su clientela más numerosa y más fiel: la orquesta de Antonio Machín también sirvió de este improvisado escenario, que ahora tiene instalado un karaoke y una tarima donde actúan toda clase de artistas y músicos.

Cuando la calle Nou de la Rambla estaba en pleno apogeo, el London Bar permanecía abierto las veinticuatro horas del día: la estrecha acera acogía oficialmente tres mesas, que se incrementaban en caso de necesidad.  Enseguida se caracterizó por ser el centro de reunión y tertulia de aquel particular mundo del circo formado por contorsionistas, payasos, malabaristas, trapecistas, equilibristas… Los artistas de circo eligieron el London tanto por su ubicación, como por el excelente trato que les dispensaba Josep Roca: la mayoría de los agentes de variedades de Barcelona tenían sus despachos establecidos en la calle Nou de la Rambla.

El London Bar no fue cerrado ni colectivizado durante la guerra civil; en cambio sí sufrió un considerable bajón de público. En los años de la posguerra, se vio afectado por una disposición dictada por el gobernador civil, Wenceslao González Oliveros, en la que se ordenaba la castellanización de todos los nombres catalanes y extranjeros de los establecimientos abiertos al público. En 1949 murió Josep Roca. Una de sus dos hijas, Dolors Roca, y su marido, Pere Bertran, se hicieron cargo del negocio. Con el paso de los años el ambiente empezó a cambiar. En los años sesenta del siglo XX, pocos eran los artistas de circo que acudían al London. Entonces fue refugió de hippies, estudiantes e intelectuales antifranquistas.

El 23 de junio de 1990 el London Bar cumplía ochenta años. Eli Bertran, nieta del fundador, que lleva las riendas del local desde 1976, organizó una fiesta para recordar a todo el mundo que uno de los últimos bares modernistas de Barcelona seguía tan vivo cuando entre sus clientes habituales se encontraba Antoni Gaudí, Pablo Picasso, Raquel Meller, el general Primo de Rivera, Alady, Willy Frediani, Rogeli Rivel

Historia y leyenda del Barrio Chino, Paco Villar

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s