Periquitos

Fantasía con pájaro blanco, Jorge Bayo

Sólo el álamo del jardín había resistido como una hoja damasquina, y en su follaje se habían refugiado algunos periquitos huidos de sus jaulas rotas. Y no sólo éste, ¡sino todos los árboles!, a los pocos días y con una prontitud conmovedora, empezaron a echar brotes donde había hojas chamuscadas y se inventaron una primavera para poder volver a respirar.

 Hundimiento. Hamburgo, Hans Erich Nossack , pág. 76.
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s