Sir Richard Burton, trabajo de campo con un metro

Luchadores nubios korongo de Kordofán, de George Rodger, 1955

Luchadores nubios korongo de Kordofán, de George Rodger, 1955

Recordé que, en un texto posterior, a sus Primeros pasos, el explorador [Richard Burton] escandalizó a la puritana Inglaterra de su tiempo cuando relató sus investigaciones sexuales durante un viaje por la geografía del Oriente africano: «Las mujeres viciosas —decía— prefieren a los negros a causa del tamaño de su órgano sexual. Medí el de un hombre en territorio somalí que, en reposo, alcanzaba cerca de los quince centímetros. Es ésta una característica de la raza negra y de los animales africanos, mientras que el árabe puro, tanto el hombre como el animal, está por debajo de la media europea… Es más, estos enormes órganos no aumentan de modo proporcional durante la erección; y en consecuencia, el acto sexual se prolonga mucho más y crece en gran medida el placer de la mujer».

Le comenté a Abdul el asunto y él me miró perplejo.

—¿Así que media penes en reposo y en erección? ¡Vaya con Burton! —exclamó— ¡Yo jamás mediría el pene a un hombre, ni en reposo ni mucho menos en erección!

—Dicen que Burton era bisexual.

Los caminos perdidos de África, Javier Reverte, Pág. 94
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s