Naipaul, otro indio

V. S. Naipaul, Neal Boenzi, 1991. (Foto manllevada del New York Times)

Era uno de los primeros escritores procedente de una «mínoria» al que se le había reconocido su importancia; nunca había sido marginado ni tratado con condescendencia. (…) Estaba ansioso por verle. En la obra de   Naipaul no había pop ni obscenidades; le faltaba la efervescencia sexual de Roth y su actitud estilo años sesenta; parecía deprimido, un inmigrante fuera de sitio vagabundeando por la ciudad de la posguerra, incapaz de dar con una puerta que tuviera el coraje de atravesar. Todo lo que veía le decepcionaba fuertemente. Pronto eso se convirtió en actitud. Curiosamente, en persona, me resultó atento y amistoso; al igual que otros muchos escritores —como Chéjov, me imagino—, era más animado que sus libros.

Mi Oído en su corazón, Hanif Kureishi, Pág. 180
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s