Silencio elocuente

San Pedro Mártir exhorta al silencio, Fra Angélico, 1441

«Me siento agresivo y muerto y congelado.» Hubo un silencio. Algo importante había empezado. (En Mi vida como hombre, Roth escribió: «Siguió un silencio, largo y lo bastante elocuente en su opacidad para satisfacer a Anton Chéjov.»)

Mi oído en su corazón, Hanif Kureishi, pág. 186
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s