Principio simple

La montaña Mágica en Davos

La montaña Mágica en Davos

«Vamos a narrar la vida de Hans Castorp —no por él, a quien conocerá en breve el lector como un joven simple, aunque simpático, sino por amor a esta historia, que nos parece en alto grado digna de ser narrada—.» Así empieza Mann La montaña mágica ¿Puede existir para un libro inicio más tonto que éste, en el que el autor admite que Hans, el protagonista, es un hombre aburrido y, pese a todo, el autor quiere contar su historia por amor a su compulsión charlatana? La verdad es que jamás dejó de ser leído libro alguno por falta de un inicio intrigante.

Bufo&Spallanzani, Rubem Fonseca, p.219
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s