La simiente de Rashomon y La nariz

Rashōmon, Akira Kurosawa, 1950

Las historias que escribí por entonces, en un estudio lleno de libros desordenados que era como un símbolo de mi mente, fueron Rashömon y «La nariz». Como resultado de un desengaño amoroso que me tuvo seis meses abatido, estaba muy triste siempre que me encontraba solo. Para distraerme un poco, me puse a escribir relatos lo más alegres y alejados que fuera posible de mis circunstancias en ese momento. Fue así como me salieron estos dos relatos cuyos asuntos tomé del Konjaku monogatari.

Vida de un idiota y otras confesiones, Akutagawa Ryunosuke, p.19
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s