No es lo mismo pintar que fotografiar

Ogobara con sombrero, Miquel Barceló,  1996

Ogobara con sombrero, Miquel Barceló, 1996

… y un día le propuse a Ogobara, mediante un intérprete, que me permitiera hacerle una foto y él aceptó. En el obscuro comedor —con el suelo de tierra y las paredes de adobe y estiércol— de una de las chozas de Miquel, puse a Ogobara sobre un banco con la espalda hacia la pared. Tras varios intentos conseguí indicarle que se sentara exactamente en la misma posición que recordaba del retrato de Miquel. Manipulando las puertas de madera reproduje las condiciones de luz del cuadro y con mi cámara digital conseguí que el contraste entre la sombra y la iluminación sobre su cara fueran también iguales al retrato. Ésa era mi absurda idea: si tomaba una foto de Ogobara exactamente en las mismas condiciones del cuadro podría demostrar lo que había observado. Sólo haría falta poner la foto al lado del cuadro y se vería claramente lo que había llegado a entender.

Pero no funcionó. Por supuesto que no funcionó.

 Porque la vida no basta, Michael Damiano, p.187-188
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s