La avidez de Picasso

Cráneo, erizos y lámpara sobre una mesa, Pablo Picasso, 1946

Cráneo, erizos y lámpara sobre una mesa, Pablo Picasso, 1946

En su libro sobre Barceló, Dore Ashton cita a Jaume Sabartés, un amigo íntimo de Picasso que estuvo con éste en Antibes. «Un día hacia el mediodía […] vi a Picasso dirigirse a su playa favorita. […] Llevaba en la mano un cuchillo y tenía una cesta de erizos. Picasso se acercó para enseñarme cómo comer erizos, partió uno y se tomó su contenido con un poco de pan. Aquella noche, llegando al taller del museo, cogió una tela, la única que había, y se puso a pintar una cesta, un cuchillo, algunos erizos y un pedazo de pan…» A continuación Ashton comenta: «Imagino la lujuriosa avidez con que Picasso chupó el contenido del erizo y creo que Barceló tiene la misma capacidad de absorber por completo algunas criaturas marinas, hasta el punto de comérselas.»

 

 Porque la vida no basta, Michael Damiano, p.192
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s