Destino, aceite derramado de Bulgakov

Destino, Chema Cobo, 1990

Destino, Chema Cobo, 1990

—Quizá no sea muy prudente llevarle allí, puesto que los objetivos principales están en la calle —le digo. —Bueno —me contesta—, ¿Qué le vamos a hacer si ése es el destino? Puede que tenga razón. Quizá el destino sea lo único verdadero en lo que podemos confiar. Pero de un modo más bien egoísta me pregunto por qué debería unir mi destino al suyo. Yo me imagino mi propio destino con un aspecto mucho más bonito. Pero ésa podría ser exactamente la esencia del destino: un joven polícia entra en tu coche y hace de tu destino el suyo, como el aceite derramado en El maestro y Margarita de Bulgakov.

 Amor mundi, Dusan Velickovic, p.115
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s