Laboratorio de Pío Baroja

Vera de Bidasoa (Navarra). Foto: Mariano Estornés Lasa

Vera de Bidasoa (Navarra). Foto: Mariano Estornés Lasa

Corrió durante mucho el rumor en el pueblo de que mi tío hacía hablar a la gente, y luego la sacaba en los libros de una manera peligrosa, ya que no ofensiva. Había que estar en guardia. Creo que uno de los motivos mayores de esta actitud lo dio la aparición de El aprendiz de conspirador fechado en «Itzea» en octubre de 1912 y aparecido con fecha de 1913. Pintaba allí mi tío dos caracteres de viejas que, en la vida política de Laguardia de Álava, al tiempo de la primera guerra civil, representaban de modo caricaturesco, por el odio personal que se tenían, el odio político generalizado entre liberales y carlistas. Los rasgos que les dio estaban inspirados en la observación de dos solteronas de Vera, una llamada Pepita, otra Fanny, que se odiaban desde la juventud y procuraban denigrarse mutuamente de continuo. […] Creo que la primera que se enteró de que mi tío había hecho una especie de transferencia de su persona en la Laguardia del siglo XIX fue ella. Después, hasta que murió octogenaria, no saludó a nadie de la familia. La Pepita, más diplomática, solía ir a ver a mi abuela una o dos veces al año, con sus pantuflas y balandranes.

Los Baroja (memorias familiares), Julio Caro Baroja, p.74
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s