El mito de Solana

Edgar Degas, Autoretrato, 1895

Edgar Degas, autoretrato, 1895

El mito de Solana se ha magnificado. En su caso, como en el de otros muchos, creo que se podría repetir la aguda e irónica reflexión de Degas, cuando de viejo vio un cuadro suyo en una colección, adquirido a precio fabuloso: «El que pintó esto no era un imbécil, en verdad. Pero el que lo ha comprado, desde luego que lo es».

Los Baroja (memorias familiares), Julio Caro Baroja, p. 85
Anuncis

La revista Minotaure

Minotaurecover

Minotaure està íntimament lligat al moviment surrealista. El primer número veu la llum el 25 de maig de 1933 i la portada és de Picasso. Altres artistes van fer després la seva particular interpretació d’aquell monstre posat de moda per Breton & Cia. Derain, Matisse, Miró, Magritte, Dalí van pintar també la coberta dels números successius.

Dalí parlat, Lluís Permanyer, p.58

Yo vivo con Picassos

Naturaleza muerta con silla de rejilla, Pablo Picasso, 1912

Naturaleza muerta con silla de rejilla, Pablo Picasso, 1912

«Yo vivo con Picassos», me dice, y se levanta. Atraviesa el salón y señala: «Aquí está este Picasso de 1912.» Es un pequeño bodegón cubista, un collage en el que Picasso ha integrado pintura, carboncillo, arena y trozos de papel sobre una superficie gris, casi sucia. «Es una obra muy importante. Del principio del cubismo.» Miquel tiene los ojos fijos en la pequeña obra, claramente cautivado. «Mira la sombra con la arena, y el collage y la madera pintada, la transparencia y la opacidad de la madera…» Sigue comentando los muchos detalles del pequeño cuadro y concluye: «Es una joya. Creo que es una obra maestra.» Sigue con la mirada fija en el bodegón. «El agujero…», dice en voz queda señalando un detalle más.

 Porque la vida no basta, Michael Damiano, p.193

La avidez de Picasso

Cráneo, erizos y lámpara sobre una mesa, Pablo Picasso, 1946

Cráneo, erizos y lámpara sobre una mesa, Pablo Picasso, 1946

En su libro sobre Barceló, Dore Ashton cita a Jaume Sabartés, un amigo íntimo de Picasso que estuvo con éste en Antibes. «Un día hacia el mediodía […] vi a Picasso dirigirse a su playa favorita. […] Llevaba en la mano un cuchillo y tenía una cesta de erizos. Picasso se acercó para enseñarme cómo comer erizos, partió uno y se tomó su contenido con un poco de pan. Aquella noche, llegando al taller del museo, cogió una tela, la única que había, y se puso a pintar una cesta, un cuchillo, algunos erizos y un pedazo de pan…» A continuación Ashton comenta: «Imagino la lujuriosa avidez con que Picasso chupó el contenido del erizo y creo que Barceló tiene la misma capacidad de absorber por completo algunas criaturas marinas, hasta el punto de comérselas.»

 

 Porque la vida no basta, Michael Damiano, p.192

El sentit metafísic del pa i la cistella

La cistella de pa, Salvador Dalí, 1945

La cistella de pa, Salvador Dalí, 1945

Després ens diu per dues vegades i amb un realisme insuperable ha pintat el tema de Cistella de pa: durant un parell de mesos, la primera; i quatre, la segona. Ens mostra la pàgina —la 165— de Les Demeures Philosophales, de Fulcanelli, on l’imaginatiu estudiós de les catedrals i els seus misteris exposa una ensopida teoria sobre el sentit metafísic del pa i la cistella.

Dalí parlat, Lluís Permanyer, p.50

Coca-Cola y Warhol

"Miquel Barceló", Andy Warhol, 1984 204 x 204 cm. Fotografía extraída de www.miquelbarcelo.com/

“Miquel Barceló”, Andy Warhol, 1984
204 x 204 cm. Fotografía extraída de www.miquelbarcelo.com/

«Es el retrato de tu compatriota», dice. Y, efectivamente, es el retrato que Warhol le hizo en los años ochenta. «De hecho es una colaboración. ¿Ves? Cuando mis hijos eran jóvenes dibujaron sobre él», explica señalando algunos trazos de ceras de colores en una esquina de la tela. «Algún día lo borraré. Pero la verdad es que ya me gusta así», dice. Contempla el retrato un momento y me comenta que antes no le gustaba mirarlo. Le incomodaba ver las cuatro imágenes de su rostro mirándolo. «Pero ahora le veo como botellas de Coca-Cola», añade.

Porque la vida no basta, Michael Damiano, p.189