Coca-Cola y Warhol

"Miquel Barceló", Andy Warhol, 1984 204 x 204 cm. Fotografía extraída de www.miquelbarcelo.com/

“Miquel Barceló”, Andy Warhol, 1984
204 x 204 cm. Fotografía extraída de www.miquelbarcelo.com/

«Es el retrato de tu compatriota», dice. Y, efectivamente, es el retrato que Warhol le hizo en los años ochenta. «De hecho es una colaboración. ¿Ves? Cuando mis hijos eran jóvenes dibujaron sobre él», explica señalando algunos trazos de ceras de colores en una esquina de la tela. «Algún día lo borraré. Pero la verdad es que ya me gusta así», dice. Contempla el retrato un momento y me comenta que antes no le gustaba mirarlo. Le incomodaba ver las cuatro imágenes de su rostro mirándolo. «Pero ahora le veo como botellas de Coca-Cola», añade.

Porque la vida no basta, Michael Damiano, p.189

Barceló conoce a Warhol

 Andy Warhol "Miquel Barceló", 1984 204 x 204 cm Imatge manllevada de http://www.miquelbarcelo.com/


Andy Warhol
“Miquel Barceló”, 1984
204 x 204 cm
Imatge manllevada de www.miquelbarcelo.com/

Al cabo de poco tiempo, Barceló conoció al personaje más emblemático del arte neoyorquino de las últimas décadas: Andy Warhol. (…) Por supuesto, se interesó por Barceló y lo invitó a la Factory, el mítico estudio de Warhol donde trabajaba junto a sus decenas de ayudantes. Hizo un retrato de Miquel como los que hizo de celebridades, o por encargo si un cliente quería pagar 20.000 dólares. Pero en el caso de los jóvenes artistas como Miquel, Warhol no cobraba sino que cambiaba el retrato por un cuadro del retratado. Miquel le dio un gran cuadro de una especie de ensalada.

Porque la vida no basta, Michael Damiano, p.135/136