Cuando la realidad se convierte en una plagio de la ficción

Escuela de rebeldía, Salvador Seguí, La Novela de Hoy nº 46, 1923 Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1923

Escuela de rebeldía, Salvador Seguí, La Novela de Hoy nº 46, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1923

Meses más tarde (septiembre de 1923), Artemio Precioso, que dirigía desde Madrid la colección La Novela de hoy, publicaba Escuela de Rebeldía escrita por Seguí, en la que curiosamente su personaje era asesinado en la calle Riereta esquina San Rafael, es decir, dos calles de distancia. Sin duda, Seguí conocía muy bien su fin y erró en pocos metros.

Barcelona rebelde, Art. de Manel Aisa, p.245

Escuela moderna, Bailén 70

Placa commemorativa de l’antiga seu de l’Escola Moderna

Después de haber dejado la Plaza de Tetuán con Gran Vía, en el lado montaña, subimos por la calle Bailén y a derecha nos encontramos con la finca número 70, antiguamente la 56 por cambio de numeración, que fue sede de la Escuela Moderna, fundada por Ferrer i Guardia en 1901.

 Barcelona rebelde, art. de Carles Sanz, p.294

Bar funicular, la cita a la que nunca acudió

Bar Funicular, Carrer del Consell de Cent, 374

Bar Funicular, Carrer del Consell de Cent, 374

Tarde del día 25 de septiembre de 1973. En torno al bar Funicular están al acecho decenas de policías de paisano llevando detenido como rehén a Santi Soler. A Santi lo habían detenido el día anterior, después de regresar de un congreso del MIL, en Toulouse, donde se acordó la autodisolución del grupo. La polícia, que al detenerlo entró en su piso, sabía que allí, en el bar, tenía una cita con Garriga i Paituvi. Cuando Garriga, junto a Puig Antich se acercaban, Santi les alertó: «policía» y corrieron hacia un portal al que acudieron dos polícias: forcejeo, disparos de bala, Puig Antich herido, Barragán subinspector de policía muerto.

Barcelona rebelde, Art. de Quim Sirera, p.193

La poesía es minoritaria

Fotografía sobredibujada de Federico García Lorca en Barcelona,1927. Tinta sobre papel fotográfico con retrato del poeta / 13,1 x 9 cm.

Fotografía sobredibujada de Federico García Lorca en Barcelona,1927. Tinta sobre papel fotográfico con retrato del poeta / 13,1 x 9 cm.

El seis de octubre de 1935 Federico García Lorca escribe conmovido a sus padres una carta desde Barcelona. Hagamos un esfuerzo, también emotivo, para escuchar la voz de Lorca en el tiempo.

Queridos padres:
Ayer di una lectura de versos para todos los Ateneos Obreros de Cataluña, y se celebró en el teatro Barcelona. Había un público inmenso que llenaba el teatro, y luego toda la Rambla de Cataluña estaba llena de público que oía por altavoces, pues el acto se radió Fue una cosa emocionante el recogimiento de los obreros, el.entusiasmo, la buena fe y el cariño enorme que me demostraron. Fue una cosa tan verdadera este contacto mío con el pueblo auténtico que me emocioné hasta el punto que me costó mucho trabajo empezar a hablar pues tenía un nudo en la garganta. Con una intuición magnífica subrayaron los poemas, pero cuando leí el «Romance de la Guardia Civil» se puso de pie todo el teatro gritando «¡Viva el poeta del pueblo!» Después, tuve que resistir más de hora y media un desfile de gentes dándome la mano, viejas obreras, mecánicos, niños, estudiantes, menestrales. Es el acto más hermoso que yo he tenido en mi vida. Cada día se me hace más imposible soportar a la gente fría que ni pincha ni corta, y ha resistido el odioso teatro actual y cierra con cierto cansancio las portezuelas de los automóviles.
Estoy contento y quisiera que vosotros hubieseis visto aquello.

Mañana doy una lectura comentada del Romancero en la Universidad, organizada por los estudiantes. Ya no queda ni una invitación […].
Desde luego, hoy en España no se puede ser neutral…»

Lorca había recitado el día anterior -6 de octubre de 1935- en el teatro Barcelona, y el recital fue retransmitido por Radio Barcelona. Altavoces en la calle transmitían la palabra poética de Lorca.

Desde el principio de la Rambla de Catalunya hasta la gran Vía el pueblo -ahí sí merece la palabra pueblo- llenaba la calle con ansia de conocimiento y arte.

Barcelona rebelde, art. de Abel rebollo. p. 282.

Viridiana, motivo de exhaltación

Viridiana, Luis Buñuel, 1961

Viridiana, Luis Buñuel, 1961

Así, cuando el 4 de febrero de 1965 se prohibe el pase de la película de Luis Buñuel Viridiana, en la facultad de Económicas situada ya en Pedralbes, dos mil estudiantes salen a la calle y cortan la Nacional Barcelona-Madrid, y las asambleas se suceden en todas las facultades.

 Barcelona rebelde, art. de Miquel Vallès, p.281

Bataille y Masson en la Costa Brava

André Masson i Georges Bataille a Tossa de Mar, 1936

André Masson i Georges Bataille a Tossa de Mar, 1936

Bataille también estuvo en Barcelona junto a su amigo el pintor André Masson en 1935, fijando ambos su residencia en Tossa de Mar. (…) También aquí escribió su novela El azul del cielo: topografía de la perdición, […].

Barcelona Rebelde, Art. de Abel reebollo,  p. 256.

Genet en Barcelona

La Criolla

Façana de La Criolla

En 1932, con 22 años, llega a Barcelona. «En Barcelona frecuentábamos sobre todo la calle del Mediodía y la calle del Carmen». La zona por donde se moverá durante su estancia en Barcelona será el barrio Chino, de donde va «a describir las costumbres de la miseria» y basándose en sus experiencias en esta ciudad escribirá Diario de un ladrón. Frecuenta garitos, sucios bares y salas de fiesta tan famosas como La Criolla de la calle del Cid, que actualmente va de la avenida Drassanes hasta el Paral·lel.

Barcelona rebelde, art. de Abel Rebollo, p.255