Yannis, trasunto de Barceló

L'homme au chapeau rouge,  Hervé Guibert, Paris, Gallimard, 1992

L’homme au chapeau rouge, Hervé Guibert, Paris, Gallimard, 1992

Guibert, por su parte, se sintió fascinado por Miquel por varias razones. Su obra le encantaba y admiraba su obsesión por el trabajo y, de alguna manera, por sí mismo. Su visita a Farrutx en el verano de 1990 inspiró parte de uno de sus últimos libros, L’homme au chapeau rouge (publicado póstumamente en 1992), en el que aparece un personaje llamado Yannis, un pintor procedente de una isla griega, claramente un trasunto de Barceló a pesar de que también existía un pintor griego llamado Yannis, pero ese juego entre verdad y la ficción es característico en la obra de Guibert.

Porque la vida no basta, Michael Damiano, p.168

Miquel Barceló parlant del llibre i del seu autor en L’hora del lector

Hervé Guibert, amigo de Barceló

2013-04-23-el-mundo-hervc3a9-guibert-letres-c3a0-eugc3a8ne-4

Hervé Guibert (París, 1955 – Clamart, 1991)

Mientras Miquel trabajaba en la serie de la tauromaquia, él y Cécile recibieron la visita de Hervé Guibert. La pareja había conocido al célebre escritor y fotógrafo francés a principios de 1990 en París. Un año mayor que Miquel, Guibert era un talento casi precoz como su nuevo amigo. Su primera novela, La Mort propagande, se publicó en 1977 cuando tenía veintiún años, y ese mismo año empezó a colaborar en la sección de cultura de Le Monde. A finales de los ochenta, se produjo el hecho que cambiaría su vida: le diagnosticaron que tenía el VIH. Reveló este hecho en 1990 en Al amigo que no me salvó la vida, su decimoséptimo libro y el que le valió la fama. En el libro, hizo revelaciones sobre los últimos años de vida y muerte por complicaciones del sida de su amigo Michel Foucault, quien aparecía en el libro como un personaje llamado Muzil. En esa novela y las siguientes, Guibert habló del sida directamente y sin tapujos en un momento en que el virus y la homosexualidad todavía eran temas tabú en Francia.

Porque la vida no basta, Michael Damiano, p.167-168