Impacto de Lolita

Lolita-Quad-GB-01

¿Cuál fue su percepción del impacto que causó Lolita en los Estados Unidos, cuando se publicó en 1958?

Contrariamente a lo que ocurrió en Inglaterra, en el Nuevo Mundo no prohibieron Lolita, y Estados Unidos resultó ser menos mojigatos que sus parientes europeos. Pero el diminutivo «Lolita» se metamorfoseó pronto en un despliegue de arquetipos vulgares: sobrenombres, chicas de revista, jovencitas afectadas. Y quedé completamente perplejo cuando vi a una niñita que, al parecer, se había disfrazado de Lolita la noche de Halloween, llena de lazos y con unas bragas minúsculas. Por otra parte, .recuerdo que los habitantes de Lolita, un pueblecito de texas, consideraron la posibilidad de cambiar el nombre de su ciudad por el de Jackson.

El encantador. Nabokov y la felicidad,Lila Azam Zanganeh,  pag. 123

Nabokov nominado a los oscars

nabokov 2

Más tarde lo nominaron para un Oscar.

Sí. Stanley Kubrick y James Harris proclamaron que mi guión de Lolita, una adaptación poética del original, era el mejor de Hollywood. Y, aunque no lo utilizaron en absoluto, de hecho me propusieron para un premio de la Academia, cosa bastante absurda.

 El encantador. Nabokov y la felicidad, Lila Azam Zanganeh, p.123

Lolita como guia de viaje

Lolita, primera edición

Lolita, primera edición

[Echo una ojeada a mi libreta y empieza a hablar más rápido.] Durante años he querido decirle que, en un viaje en coche que hice por Estados Unidos —Ash Springs, Nevada; Blue Lake, California; Mammoth, Arizona—, el país me pareció mucho más «real» visto a través del prisma de su Lolita… Los paisajes, los lagos y el folclore norteamericano se convirtieron en una lente diáfana gracias a la cual yo inventaba los extensos espacios que descubría por mi misma. Le confería textura, un barniz de luz, al país que yo veía.

El encantador. Nabokov y la felicidad, Lila Azam Zanganeh, p.117

Lo-li-ta

Vera y Nabokov

(Por cierto, Vera había salvado el borrador de Lolita cuando Nabokov lo dejó para que lo arrojaran en el incinerador del jardín. «Esto lo guardaremos», había dicho ella. )

 El encantador. Nabokov y la felicidad, Lila Azam Zanganeh. P.59

Y luego dicen que Nabokov tenía carácter…

Continua llegint