La literatura como afrodisíaco

¿Qué libro acaba de leer?

¿Qué libro acabará de leer?

Cuando apareció la primera versión de Habla, memoria, titulada Conclusive evidence (Prueba definitiva), el crítico Morris Bishop le escribió a su amigo Vladimir Nabokov: «Algunas de tus frases son tan buenas que casi me provocan una erección. Y, como sabes, a mi edad eso no es nada fácil».

El encantador. Nabokov y la felicidad, Lila Azam Zanganeh, p.100