Cuando la realidad se convierte en una plagio de la ficción

Escuela de rebeldía, Salvador Seguí, La Novela de Hoy nº 46, 1923 Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1923

Escuela de rebeldía, Salvador Seguí, La Novela de Hoy nº 46, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1923

Meses más tarde (septiembre de 1923), Artemio Precioso, que dirigía desde Madrid la colección La Novela de hoy, publicaba Escuela de Rebeldía escrita por Seguí, en la que curiosamente su personaje era asesinado en la calle Riereta esquina San Rafael, es decir, dos calles de distancia. Sin duda, Seguí conocía muy bien su fin y erró en pocos metros.

Barcelona rebelde, Art. de Manel Aisa, p.245