Redactado de La gran enciclopedia Larousse

Porto de Ferrol.jpg
«Porto de Ferrol» por Ramon Piñeiro – originally posted to Flickr as Puerto de Ferrol – 02 May 09. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 2.0 vía Wikimedia Commons.

 

«Fueron tiempos muy divertidos —recordaba Josep Termes—, aunque siempre procurábamos no pasarnos al redactar las entradas. Recuerdo que yo conseguí que Ferrol figurara sin el añadido de “del Caudillo” y como cuna de Concepción Arenal y Pablo Iglesias.»

Tiempo de editores, Xavier Moret, p.135

La censura se ablandaba con Lara

El hecho de que Lara fuera un ex legionario y un franquista convencido hacía que la censura le permitiera publicar algunos libros que no habrían pasado la censura en otras editoriales. Manuel Vázquez Montalbán cuenta que fue a parar a Planeta cuando la censura le rechazó Yo maté a Kennedy (1972). En principio, la novela la debía publicar Carlos Barral, pero no pasó el filtro censor. «El mismo Barral me aconsejó que probara con Lara —explica Vázquez Montalbán—. Lo hice y, tras cambiar una única palabra, carne por cuerpo, la censura le dio el visto bueno».

En enero de 1954, cuando Juan Goytisolo vio que la censura le impedía publicar Juegos de manos, novela finalista del Premio Nadal, fue a Madrid para hablar con Dionisio Ridruejo y pedirle que le ayudara. Ridruejo leyó la novela, le gustó y fue a ver al ministro de Información y Turismo, Gabriel Arias Salgado. El ministro no se dejó convencer, pero Juan Goytisolo tampoco se rindió. Llamó a las puertas de Planeta y José Manuel Lara obtuvo el permiso para publicar el libro tras realizar algunas tachaduras. Juego de manos se publicó en Planeta en el verano de 1954.

Tiempo de editores, Xavier Moret, p.134

Negativa de Delibes

Miguel Delibes y su querida bicicleta, fotografía extraída de la Fundación Miquel Delibes

Miguel Delibes y su querida bicicleta, fotografía extraída de la Fundación Miquel Delibes

A menudo, Lara ha utilizado el premio como gancho para atraer a autores de la competencia a su editorial; en algunos casos lo ha conseguido, pero no en todos. La negativa más sonada fue la de Delibes, que siempre se ha resistido a entrar en este juego.

Tiempo de editores, Xavier Moret, p.133

José Manuel Lara Hernández

JoséManuel Lara Hernández(El Pedroso, 1914 - Barcelona, 2003) , 1969

José Manuel Lara Hernández(El Pedroso, 1914 – Barcelona, 2003) , 1969

José Manuel Lara Hernández nació en El Pedroso, a unos setenta kilómetros de Sevilla, el 31 de diciembre de 1914. Hijo de un médico rural, hizo sus estudios en el seminario y antes de ser editor ejerció todo tipo de oficios. Fue droguero, mecánico, pintor, vendedor de galletas, profesor de matemáticas… y bailarín de la revista de Celia Gámez, donde según él, en Madrid, cobraba diez pesetas por dos funciones diarias de Los muchachos del Savoy. Cuando estalló la Guerra Civil, José Manuel Lara tenía 22 años. Se alistó en la Legión, donde alcanzó el grado de capitán.

Tiempo de editores, Xavier moret, p. 121

El fenómeno de ‘El Coyote’

20130615011420-el-coyote-la-vuelta-del-coyote

En 1944 [José Mallorquí] inició la serie que sería su mayor éxito, El Coyote, un rico hacendado californiano con doble personalidad, máscara incluida, que defendía a los pobres frente a los abusos de los yanquis en los tiempos posteriores a la dominación de California por Estados Unidos.

No hace falta decir que, en la España de los años cuarenta, presentar a los yanquis como enemigos estaba muy bien visto por el gobierno. De El Coyote se hicieron tiradas de más de 50.000 ejemplares y se convirtió en un auténtico fenómeno sociológico, traducido a once idiomas.

Tiempo de editores, Xavier Moret, p. 100

Tienes más cuento que Calleja

Calleja 7 001

Calleja, por su parte, fundada en 1876 por Saturnino Calleja Fernández, era famoso por publicar, entre otros productos, literatura infantil en ediciones populares. «Los cuentos de Calleja» llegaron a dar origen a una famosa frase popular que decía «tienes más cuento que Calleja».

Tiempo de editores, Xavier Moret, p. 97

Camilo José Cela de censor

Camilo José Cela

Camilo José Cela

«Yo me metí en esto para comer, claro. La gente quería censurar los periódicos políticos. Eso era un error, porque había que implicarse, y yo no quería. A mí me dieron tres revistas que elegí yo mismo, que eran: Farmacia Nuevael Boletín del Colegio de Huérfanos de FerroviariosEl Mensajero del Corazón de Jesús; como comprenderá, no se me planteó ningún problema. Al final me iba por ahí; a las doce, doce y media, me fumaba un pitillo y ponía sellos. Y ahora dicen: «¡Ah, es que fue censor del franquismo!».

Tiempo de editores, Xavier Moret, p.28